Ayer fue un día especial en el Complex de Hospitalet Nord. Otra vez cascos y corazas sobre el campo, después de tanto tiempo. El único lamento, la falta de nuestro público, que, desde las redes sociales, nos animaba. Hospitalet Pioners se enfrentaba a los Valencia Firebats, con muchos rostros nuevos en ambos equipos, en el primer partido de la LNFA B.

El sorteo de campo lo ganó Pioners, pero declinaron para poder atacar la segunda parte, así que el primer drive ofensivo lo inició los Firebats. La defensa de los Pioners mostró una gran solidez en sus líneas y no permitió que los Valencia Firebats hicieran un juego fluido. 3 y fuera sería la tónica de partido, en el que se pitaron demasiadas faltas, técnicas y personales, que lastraban el ritmo de los ataques. Precisamente una falta personal acerco a los Firebats a la red zone y allí la defensa de los Pioners se convirtió en un muro que los de valencia no supieron quebrar. Parados en 4 down, se mantenía el 0-0. Por su parte el ataque de Hospitalet Pioners no conseguía abrir las rutas necesarias para que sus corredores avanzasen y los pases del nuevo quarterback Zach Edwards tampoco movían las cadenas con facilidad. Llegó en ese momento una jugada clave de la defensa, protagonizada por el número 17 Brayan Colomé, rookie en el equipo senior, que interceptó el balón logrando una buena posición de campo, cuando acababa el primer cuarto. Los Pioners, con una buena carrera, se acercaron la red zone y, ellos sí, consiguieron el primer touchdown del partido con un pase de Edwards hacia otro rookie Jordi Torrededia, Etra point de Cereceda bueno y 7-0.

La defensa y el ataque de Hospitalet Pioners vivieron entonces sus mejores momentos, con una línea defensiva que maniataba al ataque de los valencianos y cuyo único problema era no cometer holdings y un ataque que conseguía mover las cadenas y acercarse a la zona de Touchdown. Una carrera por la izquierda del quarterback, que acabó volando cerca del pylon, pareció touchdown, pero los árbitros interpretaron que había salido antes. No importó porque en la siguiente jugada una carrera interior de Oriol Puig nos dio el Touchdown. Se falló el extra point y el resultado a la media parte era 13-0 para Hospitalet Pioners.

Pese a un gran retorno, el primer drive ofensivo de los Pioners en la segunda mitad no obtuvo ningún resultado y la defensa volvió a salir para imponer su ley sobre el campo con Jofre Cano y Ricard Ballonga liderando las mayorias de los placajes. Los Firebats no lograron sobrepasarla, pero algunas faltas de conducta antideportiva facilitaron que se acercasen a la zona de anotación aunque también, porque no decirlo, un gran pase del quarterback del equipo valenciano fue anulado por falta de su equipo.

El tercer cuarto, de esta manera, transcurrió sin que ningún equipo anotase. El cuarto período comenzó de manera negativa para Pioners, con una pérdida de balón, fumble, y la expulsión de un jugador por conducta antideportiva.​Esta situación pareció dar más fuerza a la defensa que presionó al quarterback valenciano con varios Sacks seguidos de Carlos Guillen y Jofre Cano, que lo alejaron de la red zone, impidiéndoles anotar. El ataque de los Pioners también se enfrentó a una defensa de los Firebats que pareció más sólida en la segunda parte. Sin embargo, los Pioners engañaron a la defensa en un 4 & 2 down mediante un fake punt, con el que lograron el 1 down, maravillosa jugada de nuestro equipo especial. El drive conduciría a otro touchdown de pase entre Zach Edwards y Jordi Torrededia y a la conversión del extra point de Cereceda 20-0 para Pioners, resultado que sería el definitivo, si bien el partido aún nos dejó una segunda intercepción del número 17 de los Pioners.

Nuestro reencuentro con el Futbol Americano de competición acabó con una merecida victoria, mostrando un equipo de Pioners sólido en defensa y con potencial en el ataque.